Galería López Quiroga

Miguel Cervantes. Papeles Privados.

-

Cartas del Nilo. "De hecho, el encarnado sería el colorido infernal por antonomasia, por la sencilla razón de que es menos el predicado coloreado de determinada substancia —localizada en el fenómeno-índice del movimiento mismo del deseo— en la superficie tegumentaria del cuerpo. Movimiento y deseo constituyen el extremo precisamente, el más allá, el ideal, el infierno de la pintura. El encarnado sería ni más ni menos el...