Galería López Quiroga

Enrique Metinides

Siendo niño, va a los cines del centro a ver películas de gangsters y detectives. Cuando cierra su pequeña tienda de impresión y revelado, su padre le regala una cámara Brownie Junior Seis para fotos en blanco y negro de 6x6 y varios rollos para la misma. Metinides toma sus primeras fotos de las estatuas que se encuentran en la avenida Paseo de la Reforma, además de hacer tomas de sus películas favoritas proyectadas en la pantalla de cine.

En 1946 comienza a tomar fotos de accidentes automovilísticos. Un años después, mientras tomaba fotos de un choque, tiene un acercamiento de parte de Antonio "El Indio" Velázque<, fotógrafo de crímenes para el periódico La Prensa, el cual lo convierte en su asistente, aunque no le paga. Con "El Indio", su "maestro", Metinides comienza sus visitas diarias a la prisión de Lecumberri, la morgue, hospitales, el departamento de Justicia y escenas de accidentes. Mientras todo esto sucede, él continúa con la escuela.

En 1948 consigue su primer trabajo, trabajando por completo bajo comisión, como fotógrafo la para La Prensa, en base a la Cruz Roja. Además, contribuye con fotografías para la revista Alarma, Crimen, Guerra al Crimen, Policía, Magazine de Policía, Jaque al Crimen, Nota Roja, Prensa Roja, el periódico Zócalo entre otros.

En 1960 se convierte en el primer fotógrafo mexicano en contacto con la radio de los policías, lo cual le permite llegar a la escena del crimen de inmediato.

En 1964, obtiene un puesto oficial como fotógrafo de crímenes, el cual mantiene hasta 1997.

En 1994 un grupo de hombres de negocios y políticos ilegalmente disuelve el cooperativo La Prensa y, supuestamente, compra el periódico, una de las mayores compras en México. La nueva administración, nombra a un editor falso y contrata a empleados asalariados. Los miembros cooperativos, dueños legítimos de la compañía, comienzan una defensa legal ante la Suprema Corte de Justicia, la cual hasta hoy en día no está resuelta.

En 1977, finalmente 450 miembros cooperativos son saqueados, entre ellos Metinides. Muchos de sus negativos se encuentran en los edificios del periódico. Desde ese día no ha tomado ni una sola foto.

Enrique Metinides vive en la Ciudad de México rodeado de su familia. Ha ganado diversos premios y ha recibido reconocimiento del Presidente de la República, asociaciones de periodistas, cuerpos judiciales y de rescate y la Kodak en México.

En 1997 recibe el premio: "Espejo de Luz", concedido al fotógrafo más sobresaliente del país.